?

Log in

sombrilla, sakuras

2015

No puedo no hacer el post de año nuevo. ¿Cuántos años van que lo hago? Me gustan las conmemoraciones.
El 2015 fue un año especial, los años impares suelen ser los lindos. Trabajé y estudié, enseñé y me enseñaron. Fue una especie de volver a empezar, después de tanto tiempo de estar a la deriva, queriendo encontrar mi lugar. No estoy muy segura de que esto es lo que voy a estar haciendo hasta el fin de mis días, pero me hace sentir mejor hoy. La estabilidad es buena, eso ya lo habíamos aprendido. De todos modos, aunque estoy encaminándome, me es muy fácil perderme. Ahora mismo, la espera no me ayuda. Me volví algo control freak, no extremo pero si no puedo planear las cosas me da una ansiedadcita. "Cita" porque tiendo a hablar como infante. Pero sí, está ahí, hola qué tal. Necesito saber cómo va a ser mi vida en los próximos meses, al menos. Cuando era chica, tenía todo planeado. Lastimosamente, mandé el plan al demonio. Y está bien, imagino. Pero el mundo me lleva en su vorágine. Ya no tengo quince como cuando empecé a escribir acá, y sigo teniendo los mismos miedos, incluso peores. Hubo situaciones, algunas muy extensas, que me marcaron fuerte. Pero intento que no me controle tanto. Intento salirme y hacer lo que no pensé que haría. Cuando hago bien algo que no pensé que haría, la satisfacción es increíble. Necesito un poco más de fuerza nomás. Un empujón hacia adelante. Por suerte, este año que pasó tuve una invalorable ayuda, de la mano grande, pesada y calentita de un ser maravilloso, que es probable que sea mi completo opuesto en mucho y mi reflejo en otras cosas. Es la primera relación "adulta y duradera" que tengo. Estoy orgullosa de que sea con alguien como él. Pasaron muchas cosas lindas en el 2015, muchas de ellas, gracias a quien nombro. Pasaron muchas cosas difíciles en el 2015, y contar con su presencia hizo que todo fuera más tolerable. Incluso yo misma. Y sigo, intentando ver qué hay más allá, el tiempo me empuja e inevitablemente, todo sucede. Nunca deja de suceder. Mi universo diminuto se expandió, pero eso hora de brillar. Más que nunca. Más que siempre.

Comments